Comunicado del Llamamiento

NUESTRA POSICIÓN

“Tenemos que volver a poner en práctica un pacto democrático donde la violencia sea excluida, el discurso del odio sea eliminado y el respeto sea un valor”

Conceptos de esta orientación, emitidos por el Presidente de la Nación, constituyen la esencia de un documento que el 2 de septiembre pasado, suscribieron diversas organizaciones sociales, religiosas, sindicales, organismos de derechos humanos, cámaras empresarias y un amplio abanico de formaciones de alto y variado nivel de representatividad.

El objetivo fue condenar la tentativa de homicidio contra la Vicepresidenta y alertar sobre los riesgos del discurso del odio, que ha contribuido a generar un grado de tensión en nuestra sociedad, lo cual pone en peligro su existencia democrática.

Por encima de diferentes posicionamientos ideológicos y políticos, respetables y reconocidos por cada uno de los participantes, se sumaron prácticamente todos a ese pronunciamiento, sin reservas.

De tal modo que esa convocatoria representa un llamado de atención a la sociedad sobre la importancia de garantizar el pluralismo y el debate democrático para poder transitar con esperanza un futuro difícil que tiene que enfrentar nuestro país, aquejado por importantes problemas económicos y sociales que requieren una respuesta del Estado.

El LLAMAMIENTO ARGENTINO JUDÍO, como representante de un sector de la colectividad, de raíz progresista, laico, humanista y altamente sensible a estos fenómenos por el significado que tienen en la historia del pueblo judío, se adhiere incondicionalmente a ese discurso.

Y por ese motivo se ve obligado a denunciar que el único organismo que se apartó de la unanimidad obtenida para la emisión de esa declaración, fue la DAIA.

Una vez más, esta entidad confunde a los poderes públicos, invocando sin ninguna legitimidad que lo autorice, la representación excluyente de toda la colectividad y priorizando los intereses partidistas del PRO, lo cual la lleva por ejemplo, a no condenar la conducta criminal de un neonazi como lo es el autor del delito afortunadamente no concretado.

En la misma línea y confrontando con todas las organizaciones de familiares de las víctimas del atentado a la AMIA, continúa activando causas penales fenecidas contra la vicepresidente y otros dirigentes de su gobierno, de forma tal que se mantenga paralizada la investigación de esa tragedia que enluta a nuestra colectividad y se oculte el encubrimiento de la investigación en la que ha sido cómplice.

Frente a la relevancia de la conducta de la DAIA, a quien todos los medios periodísticos distinguen hoy como la única organización que no firmó el comunicado en cuestión, reclamaremos formalmente a las autoridades nuestra inclusión en estos eventos y desde ya volvemos a enfatizar frente a esas desgraciadas actitudes:

¡NO EN NUESTRO NOMBRE!

Marcelo Horestein, Presidente

Pablo Gorodneff, Secretario General